miércoles, 31 de agosto de 2016

Amor Scortsese

Háblame
Que el silencio me muerde con sus secretos
Y nuestros cuerpos parecen dos esqueletos
Que el minutero me mata con sus agujas
Cuando imagino tu cuerpo lleno de okupas
Mientras tu alma llora; pero en silencio
Por tener que venderse y ponerse precio.
Deja que abrace tu corazón dolido. 
Que bese la frente de tu niño escondido
Deja que te ame sin precios pactados
Que no hay oro que compre tan bellos cuidados.
Deja que te cante con amor pueril
Que te cante con mimo; nanas del Brasil. 
Que sientas ternura una vez en tu vida
Amor de madre; de Dios; Amor sin medida
Amor que acaricie tus viejas heridas
Déjame o no me dejes; pero 
Háblame
Que el silencio me muerde con sus secretos
Que quiero enseñarte vida; flor y sonetos

jueves, 12 de mayo de 2016

Huérfanos sin padre...o de un terapeuta que a veces piensa en dejar de trabajar con niños

Cuando tengo que explicarle a mi madre cómo se utiliza una aplicación del móvil, pierdo los nervios sin mucha tardanza. Se que en parte es porque es mi madre, pero también es porque mi madre es de una generación que utilizaba máquina de escribir y papel de calco. Internet era una locura aún no nacida ni como sistema de defensa, y el teléfono, cuando lo hubo, se conectaba con clavijas  hasta alguna señora que más tarde iba a pata a avisar a la casa de turno. Mi madre no es nativa digital, y por eso lee cada pop up que emerge en su pantalla, con detenimiento, y con cierto miedo no vaya a ser que le cobren algo o se le borre información.
 Yo he sido de la generación transición, he jugado en  la calle llenándome de mierda, y me he viciado a la Nintendo y a la play hasta las 2 de la mañana. He tenido action man y game boy, he escuchado el sonido, irreproducible por boca humana, cuando intentaba llamar por fijo cuando internet estaba conectado, he construido cabañas de palés y me he escondido en palés siendo terro en el conter (en un ciber en el que un mismo rooter abastecía una decena de ordenadores). Mi generación tiene integradas esas ventanitas incesantes que salen en el pc, la publicidad medio porno al buscar por internet, o las cadenas de wasap que dan la vuelta al mundo varias vces al año amenazando con las penas del infierno si no compartes un mensaje.


En fin, a eso los sociólogos lo llamaron la brecha digital. Yo pertenezco un poco a ambos mundos. Al mundo analógico, en el que se jugaba con piedras y barro (ahí las brechas no eran digitales), y al mundo digital, en el que compartíamos las ficciones audiovisuales en las que nos sentíamos protagonistas. He vivido la omnipotencia de crear mis mundos jugando on line, y la autoridad de mi padre cuando me meaba de miedo tan solo con una mirada. Tuve límites y normas, y tenía que estar en casa a una hora decente porque en la noche “no había nada bueno”. También pude poco a poco rebasar esas normas, ponerlas a prueba, y ganar progresivamente la autonomía y la libertad, en una carrera que, sin duda, continúa hoy en día.

La generación que viene, que llaman los sociólogos mileniars, o algo así, ha nacido con un móvil debajo del brazo. Saben usar aplicaciones antes que saben hablar, y acceden al universo desde sus tablets antes de ir a primaria. Los que tienen 10 u 11 años son nativos digitales, y tienen integrados mejor que yo las ventanas emergentes del ordenador y los trucos necesarios para construir complejas casas antes de que los monstruos lleguen por la noche. Encuentran películas piratas antes de que salgan en el cine, hacen grupos de internet Friends con los que intiman más aún que con el vecino, y conocen al dedillo las páginas de porno gratuito de mejor calidad o de más bizarro contenido. Viven a través de selfies donde demuestran a la gente lo felices que son sus vidas, y en ocasiones miden su autoestima en función de los likes que consiguen sus fotos.

 
En fin, hay de todo, como en botica. Pero lo cierto es que estos nativos digitales vienen sin el  office integrado en el sistema operativo. Conocen de nacimiento e integran a la perfección el uso de tecnología en sus vidas, pero carecen de aspectos que mi madre,  o nuestra generación, tiene integrados bajo la piel…no de nacimiento, sino pro aprendizaje vital.  Muchos de ellos no disfrutan del encuentro tú a tú, no gozan del placer de mancharse en el barro, de hablar durante horas en la playa. Muchos de ellos no sienten el respeto inherente a las personas mayores (que no miedo) ni tienen integrados algunos límites necesarios para convivir. Muchos consumen actividades y experiencias en un devenir hacia ningún sitio. Muchos no soportan el silencio, dicen necesitar cosas que en realidad solo desean o carecen de metas a largo plazo. En fin, muchos nativos digitales son vacíos existenciales. Pero cuidado, no es su culpa. Ellos han nacido a la deriva, en un maremagnun de informaciones cruzadas. Estos niños llegan a  la consulta con problemas de límites, con depresiones, con cortes en las muñecas en la adolescencia, o con problemas académicos. Estos niños en muchos casos vienen con un palabro feo, o medicados hasta los ojos. Los pobres tienen (cuando no son) hiperactividad, o conducta negativista desafiante, o déficit de atención…

Pues sí, claro que tienen déficit de atención. Déficit de la atención de sus padres. Estos nativos digitales son huérfanos con padres. Son zombis que caminan entre la soledad de sus casas y la frialdad de las instituciones educativas, sin que nadie sienta la responsabilidad de ellos. ¿Quién tiene la misión de educar? El Estado, la familia, el Instituto? Acaso no son todas estas instituciones, estructuras en crisis? Y en medio de los cambios familiares, en medio de la crisis económica, en medio de los cambios de ley educativa, y de los cambios tecnológicos y sociales, ¿quién se ocupa de los niños? Nadie. Deambulan entre clases particulares, monitores de ocio y tiempo libre, deportes y a veces terapeutas. Deambulan y sus padres les dan todo lo que necesitan, excepto lo único que necesitan de verdad: límites y amor.

Por eso yo me canso, a pesar de amar mi trabajo, del complejo de mecánico por el que los padres me traen al niño y me dicen: este es mi hijo, arréglamelo. Me canso de tener a niños una hora a la semana con diagnósticos mal hechos, medicaciones mal puestas, y con padres que se preocupan pero no se ocupan.  A veces llegan con problemas realmente graves, en las que el trabajo es de profundidad, pero medicados como hiperactivos…pues claro que el niño no atiende joder. Tiene 7 u 8 años y lo tenemos 6 horas sentado con profesores vacacionales (que no vocacionales), estudiando algo que no tiene conexión con su vida y viviendo más con los abuelos que con los padres. Lo siento pero la buena cocina necesita tiempo, y el amor y los límites también. Los boniatos crecen a un ritmo, y los niños también. Como le echamos mierda a las verduras y a las frutas para que crezcan antes, a los niños se les echa risperdal y anfetamina. Pues así estamos, la fruta está preciosa pero no sabe a ná, y los adolescentes salen bonicos en los selfis, pero se sienten vacíos y perdidos (en el mejor de los casos).


En fin yo soy psicoterapeuta, no la virgen de Lourdes. Muchos de estos niños tan malos o tan hiperactivos, en la consulta funcionan de miedo. ¿Y sabéis cuál es el elemento más importante de la terapia? Les valoro por lo que son y establezco unos límites claros y estables. Les apoyo y les confronto. Hago de mamá y de papá (entiéndanme que hablo de funciones, y que no hablo de familia tradicional ni no tradicional). Pero claro, cuando salen al mundo, pues se encuentran con la crisis, y el terapeuta está con ellos una horica muy maja, pero se tiran 6 o más en el cole, y algunas más en casa (que no digo con sus padres) o en sus miles de actividades. Mientras los políticos se tiran meses para formar gobierno y los padres trabajan duro por necesidad o por ambición, ellos se pasan el día jugando al GTA y viendo telemierda (entiéndase que me refiero a tele cinco principalmente). Por cierto, los abuelos tienen derecho a ser abuelos, que no dan límites y amor, sino encarnan el amor sin límites, que todo lo da sin pedir ni exigir. No les robéis los abuelos a los niños, ni los nietos a los abuelos. Tienen derecho a disfrutarse mutuamente. 

Planteamos una escuela analógica, una política analógica y una sociedad analógica (que de lógica tiene poco y de anal tiene mucho) a una juventud digital, por no decir ya postdigital (supongo que lo llaman digital por que tienen el dedico todo el día en el wassap y en los mandos de la play). Y mientras adaptamos los conocimientos de la escuela para dar más nota en el informe PISA, en vez de ver lo que realmente es importante; mientras cambiamos las leyes de educación sin preguntar a nadie;  mientras llenamos de diagnósticos el DSM; mientras elaboran informes de alerta sobre patología infantil, sobremedicalización, o crisis del sistema educativo... estos niños y niñas vienen a la consulta en busca de límites y amor, pidiéndome que sea padre y madre para ellos. Ellos también son refugiados, en mi consulta que es su campo, removidos por las guerras de sus vidas, y a la espera de que alguien los acoja, les reconozcan su identidad y les expliquen las normas de convivencia. Se les tacha de "terroristas", de hiperactivos y negativistas. Pero son niños, huérfanos sin padre. Nosotros tenemos los políticos que nos merecemos...y ellos nos tienen a nosotros. 

jueves, 20 de agosto de 2015

SOMOS UNOS YONKIS INFELICES

El silencio es necesario para hacer la digestión...lo sabemos porque cuando apagas el extractor de aire o la lavadora, un gran porcentaje suspira de gusto, e incluso lo dicen: ¡Qué gusto!, o ¡Qué descanso hija!...Y cuidado, que a veces esa lavadora no está fuera, está dentro, todo el día centrifugando mierdas en forma de pensamientos, imágenes, ideas,verbos en futuro y en pretérito perfecto...Parece que no hay paz para nosotros, y puedes intentar huir en vano hacia fuera, pero tampoco hallarás paz, porque mires donde mires encontrarás una orgía de informaciones destinadas a impactar en tu hipotálamo: te dicen lo que tienes que beber, a quien tienes que votar o qué ropa se lleva. Como la cocaína, al principio duele el tabique, pero luego quieres más...y cuando te das cuenta es más el esfuerzo por evitar lo incómodo de no consumirla que el placer que te daba tenerla. Así es la información. Somos unos yonkis de la información. En forma de publicidad, de wassap, de actualización, de llamada, de wikipedia...

Educar en el silencio es educar en la felicidad. Sorprende que sea coca cola quien haya inventado un Instituto de la felicidad. Esta empresa que nos ha vendido la coca cola como si fuera felicidad... me escama en principio que conozca la diferencia entre una cosa y la otra. Sin embargo hacen un Congreso de la Felicidad e invitan a Mathieu Ricard, al que la ciencia ha coronado como el Hombre más feliz del mundo. Es un tipo curioso, doctorado en biología molecular, que sin embargo lo dejó todo para centrarse en la meditación. Su córtex prefrontal (que relacionamos con las emociones positivas entre otras muchas cosas) tuvo los registros de actividad más altos encontrados hasta ahora en la literatura científica. Este hombre dedica buena parte de su vida a sentarse y respirar...en silencio. En un silencio más interior que exterior. Observando sin juzgar su respiración, sus pensamientos, sus emociones...haciendo una especie de surf mental. Además el payo dedica el dinero de sus publicaciones a obras benéficas: orfanatos, hospitales...
Entonces, sabemos que ser doctor en biología molecular no es lo que le dio la felicidad, aunque sí quizás le ayudó a acercar la meditación a occidente. Lo que a este hombre le da la felicidad es el silencio que le lleva al amor, y el amor que le lleva a las buenas obras. Sin embargo nosotros somos incapaces de estar en silencio, porque nuestra conciencia está colonizada por marcas  y productos que nunca necesitamos pero que luchan por ser imprescindibles. No hay un segundo de descanso...caminas por la calle impregnando tu retina de escaparates, carteles luminosos, comerciales que te detienen que pruebes un producto o te afilies a algún sitio...y cuando llegas al semáforo tienes dos minutos de parada. Pero al segundo sacas el móvil del bolsillo y buscas como un yonki todas las informaciones: actualizaciones de programas que no usas, mensajes de grupos en los que se habla de gilipolleces, fotos estúpidas que subieron personas con las que no hablas, a veces cosas de trabajo, reuniones, quedadas, dinero para un cumpleaños...y cuando te quieres dar cuenta el semáforo ya está en verde, un buen rato, y casi te toca volver a esperar. Cómo coño no va  a haber niños hiperactivos, si sus cerebros en desarrollo no tienen ni un puto minuto seguido para observar que existen. Cómo no va a haber déficit de atención, si tenemos petada la memoria de procesamiento con gilipolleces continuas!

 Esta conducta de yonki se empeora cuando estás con gente. En el semáforo hablabas con alguien para quedar, y cuando estás con él utilizas el móvil para quedar con otra persona. Es como si te pusieran los cuernos, porque la atención es fidelidad. Por eso lo llaman atención al cliente...porque buscan fidelizarte. Nosotros sin embargo somos promiscuos...nos acostamos con cualquier compañía telefónica que nos ofrezca algo "gratis", y hablamos con otra gente en vez de prestar nuestros ojos, nuestros oídos y nuestra alma, a lo que nos cuenta alguien a quien supuestamente queremos

El consumismo atroz ha llegado a nuestras relaciones. Primero nos engañó haciéndonos pensar que necesitábamos cosas, y que con esas cosas seríamos felices: una lejía que lava más blanco, un coche más caro, un robot que cocina por ti, una bebida edulcorada...cuando lo conseguíamos trabajando en el mismo sistema que nos vendía la felicidad, la felicidad se desvanecía y necesitábamos cosas nuevas, mejores, actualizadas...Ahora nos engaña en las relaciones. No sólo nos hacen creer que el sexo siempre puede ser mejor (que podemos corrernos a la vez, con condones que hacen cosquillas, con geles de frío o de calor, o con hombres y mujeres más potentes e interesantes que nuestras parejas), también incorporan a nuestras amistades una especie de obsolescencia programada. La comida o la quedada con tus colegas son más vistosos mientras las programas que mientras las tienes...porque cuando estés allí tu teléfono pitará y pitará, y gastarás tu tiempo de encuentro en programar encuentros futuros igual de vacuos y frustrantes.

Démonos cuenta de una vez que esas pieles tersas no existen, esos pollos horneados son de plástico, y que las "sugerencias de presentación" no vienen en la caja. La vida es otra cosa, quizás más sencilla. Quizás la crisis nos pueda enseñar...No se trata de desmantelar el estado del bienestar si bienestar significa derechos y seguridad social.  Pero habrá que desmantelar un "bienestar" artificial, construido a base de necesidades ficticias, con objetos estúpidos y préstamos estúpidos para pagarlos. Se trata de volver a mirarnos a los ojos, de recuperar el presente, de respirar...es gratis, por ahora

domingo, 2 de noviembre de 2014

RECUPERAR LA MUERTE. MANIFIESTO POR UNA VIDA CON SENTIDO

Ya sólo quedaba un día en que la familia iba al cementerio, abría las tumbas y hablaba de los que ya no están, recordando a los pequeños las vidas y facetas de los antepasados que nunca conocieron. Con respeto y cariño se abrían los nichos y las madres limpiaban con agua y lejía las telarañas forjadas desde el año anterior. Algunos optaban por flores naturales, sabiendo que a los dos días terminarían muriendo también...otros optaban por flores de plástico, sin percatarse de que ya estaban muertas. 

Ahora los cementerios se llenan de pelos canosos, mientras los niños y los jóvenes pululan por las calles pidiendo caramelos en casas donde nunca hubo, disfrazados de brujas y calaveras, jodiendo a veces las fachadas de la gente que pasa de bailar el agua a las tradiciones vacías y extranjeras. El mc Donald se comió al bocadillo de jamón con tomate, las cucarachas americanas se comieron a esas negras y pequeñas que habían antes, y la tele poco a poco se llenó de basura en la que se exhibe la vida de gente para que la gente sin vida tenga algo que hacer... No, no soy antiamericano; aunque me repatea que en las tiendas se venda ropa con banderas yankis, pero cuando te pones una bandera española te llaman facha o te hacen gritar gol. Lo que me jode no es que nuestro país pierda la cultura y la identidad para celebrar cualquier mierda que vió en los telefílmenes... lo que me jode es que perdamos el único día que nos quedaba para celebrar la muerte.


En Occidente nadie habla de la muerte. Da "marfario"...parece que hablar de la muerte mata. Sin embargo en tele cinco se recrean en las vísceras cuando emiten telediarios. La muerte es una cosa de espectáculo, o como mucho, algo que le pasa a otros. Cuando alguien muere, los niños se quedan en casa viendo la tele, o incluso se les miente y se les dice "papá se ha ido"...todo para evitar que vayan al tanatorio o al cementerio y queden "traumatizados". La gente realmente cree que la muerte puede traumatizar más que el hecho de no poderte despedir de alguien que formó parte de tu vida...o más que el hecho de que tu propia familia te mienta para "protegerte", cuando en realidad son ellos los que se protegen de la tristeza.

 No podemos hablar de la muerte porque nos recuerda que somos vulnerables...pero nos paramos en los accidentes con bizarro interés, para ver si vemos un dedico o algo que nos saque de la amnesia cotidiana. La muerte es un fracaso de la medicina del que mejor no hablar mucho. La muerte es un fracaso de la técnica, de Occidente, del progreso...del capitalismo. La muerte no interesa, porque nos recuerda que el dinero, los títulos y las fincas no pasan al más allá. Es mejor proporcionar una vida sin sentido para que la gente necesite llenarla en los centros comerciales, en los bares y en los casinos. Hacerse preguntas existenciales es un onanismo inútil sin retribución. Los viejos, moribundos e indigentes son expulsados de forma natural por una sociedad con delirios de grandeza, como una pincha de rosal expulsada por la piel...sin esfuerzo, sin ruido. Los hospitales también mejor a las afueras, por lo menos si son de esos en los que la gente se muere...y en los centros de las ciudades, mejor luces, tiendas, y centros de crujía estética. Carteles fastuosos que te recuerdan que puedes triunfar en la vida, que puedes comprarlo todo con un crédito o que puedes ser más feliz bebiendo agua negra edulcorada...Nos animan a llegar alto, a tenerlo todo, a necesitar grandes cosas para las que tendremos que trabajar sin descanso. Nos venden dinero para pagar cosas que nunca necesitamos. 

Y cuando la gente se enferma a veces tiene suerte. Le dice su dios de bata blanca: "le queda un mes de vida"...y entonces todo se hace eco, la mente se colapsa, uno piensa que no puede ser, que debe de ser un error. Primero negación, luego la rabia, luego la negociación...y al final la hostia. Bendita hostia del darse cuenta de que no somos dioses. Entonces llega la verdadera conciencia: "mientras mis hijos crecían yo trabajaba". Llega el verdadero valor de las cosas importantes, el peso de los asuntos pendientes: pedir perdón, decir te quiero mirando a los ojos, sentir la lluvia sin paraguas del Corte Inglés, pedir perdón, dar las Gracias...Llega la frase mágica: "Soy gilipollas. Llevo toda la vida creyendo que mañana empezaría a vivir". Uno se da cuenta de que ha postergado la vida y la felicidad: lo seré cuando pase al instituto, cuando acabe la universidad, cuando encuentre un trabajo, cuando ascienda, cuando pague la casa, cuando...

La muerte es la única que puede enseñarnos el valor de la vida. Sin embargo la apartamos. Preferimos seguir jugando a comer la manzana del árbol prohibido, jugando a la omnipotencia narcisista. Preferimos vestir a nuestros hijos y sobrinos de brujas y fantasmas, mientras nos callamos como putas que su perrito se ha muerto o que su papá tiene cáncer de colon. Nos creemos realmente que es mejor proteger a la gente para que no sufra, cuando lo cierto es que somos tan egoístas y arrogantes que ver sufrir al otro nos parece insoportables. No porque seamos empáticos y sensibles...sino porque la tristeza del otro nos recuerda que la tristeza existe. Nos perdemos la enseñanza de esta amiga, hermana y maestra que es la muerte. La que nos dice que amemos hoy porque mañana puede ser tarde. La que nos recuerda que la hipoteca es un invento para no dedicar tiempo al amor; que hablar del tiempo en las comidas es un intento para huír de la emoción. Joder, recuperemos de una vez por todas el espacio que la muerte se merece, como algo natural. Hablemos de la muerte con los niños, y pensemos con tranquilidad que hacer con nuestros órganos o qué música nos gustaría poner en nuestra despedida. Amémonos antes de esfumarnos. Seamos valientes y aprendamos a morir para poder, de una vez, aprender a vivir.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Emprended, imbéciles

Sí, soy uno más de esos españolitos que creyeron que estudiar te daba un futuro...
Lo tuve todo organizado....de primaria a secundaria, después bachiller, selectividad, universidad y un máster que acabo de terminar...en el camino, los políticos discutían sobre lo que entendían por Educación, y cambiaban a su antojo leyes y organizaciones...la ESO me pilló en un callejón sin salida, la "revalida" me amenazó de lado, y Bolonia me pisó los talones...ahora tengo un máster recién sacado que ya ha cambiado y pretenden que homologue (Dios sabe para qué). Ahora, el final de ese máster, que no se qué nombre tendrá ni si se homologará, (después de haber estudiado y pagado cada una de las asignaturas, de haber trabajado 600 horas gratis -pagando en realidad...lo que en mi pueblo se llama ser puta y poner la cama-, y de haberme dejado los sesos para encontrar una plaza de prácticas que yo mismo me he tenido que buscar) da paso a una especie de abismo existencial. 

Pues bien, como decía, hasta ahora lo tenía todo organizado...los planes, aunque cambiantes, seguían y encajaban uno tras otro...y yo, siempre tan correcto, intentaba superar cada barrera, intentando no sólo completar exámenes y trámites, sino aprender...Pues bien, el máster ya se ha acabado, y la recompensa no está. Me siento como esos niños que desenvuelven un regalo donde dentro hay otra caja que lleva a otra...y al final, el vacío. Para irme fuera necesitaría un idioma que este sistema educativo me ha proporcionado de forma mediocre...y si me quedo, con suerte podría aspirar a trabajar en un mercadona, eso sí, haciéndome un curriculum en el que borre la carrara y el máster que tanto trabajito y dinero me ha costado...estoy sobre-formado...

Y en medio de esta crisis, los políticos se corren de gusto con esa nueva palabra que todo lo inunda...emprendedurismo. Sé que los psicoterapeutas sistémicos utilizan una estrategia, la redefinición, para dotar de un  nuevo sentido a lo que molesta en la familia...así la mamá ya no es una obsesa enferma con la limpieza...simplemente es que le gusta tener las cosas curiosas. Los políticos se apuntan a esto de redefinir, y disfrazan su incapacidad de generar empleo con esto del emprendedurismo. Si buscamos en la RAE lo que significa emprender encontramos: 

1. tr. Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.
2. tr. coloq. Acometer a alguien para importunarlo, reprenderlo, suplicarlo o reñir con él. Juan la emprendió CON Luis. El joven la emprendió A golpes.
3. tr. ant. Prender fuego. Era u. t. c. prnl.


¡Qué curiosas acepciones!
1.  No me extrañan para nada...porque cuando uno intenta tragarse la idea esta del emprendedurismo, e intenta realmente salir a la jungla salvaje que es hoy el mercado laboral, se encuentra con que tiene que pagar todos los meses...por el simple hecho de emprender...Es decir, que las personas de bien en este país pagan unos 280 euros independientemente de lo que trabajen o cobren. ¡Cómo no va a ser peligroso! Dificultad y peligro...sin duda. Es una violación en toda regla, que favorece una sola cosa: que todo españolito y españolita que lucha por sobrevivir, trabaje en negro. Y así mientras la gente ve fútbol 7 días a la semana, y sus conciencias quedan aturdidas por el opio que desprenden las circunferencias móviles, sus ídolos declaran en suiza o más lejos. No pasa nada, porque somos lo suficientemente idiotas como para vitorear al que nos roba por el hecho de que sepa pasar una circunferencia a gran velocidad. Mientras, las personas con estudios, licenciados, másters, doctores...se largan lejos vender sus ideas a otros países que luego le venderán a España por mucho más dinero...así uno se descojona al ver cómo un Ramón y Cajal pasaba hambre y se dejaba la vista estudiando lo que había dentro del cerebro (de algunos nada más), o cómo el pobre Isaac Peral soportaba la burla de sus compañeros y la ignorancia del país para el que trabajó toda su vida al intentar explicar que por debajo del agua se podía ir...

2. Pues sí, nos recuerda a reprender...que es lo que le pone hacer a este gobierno...le pone que nos vistamos de colegialas, y decirnos que hemos sido muy malas, y que tendrán que castigarnos. No hacía mucho que comenzó el gobierno de la gaviota (y que conste que las rosas pinchan y me dan alergia), cuando leíamos que interior se gastaba miles de euros en comprar 50.000 botes de gas lacrimógeno (se ve que veían la que venía). Hace un par de meses, de nuevo interior gastó 1.454.000 euros en estas armas de destrucción pasiva. Mientras, se otorga de una "autoridad" al profesorado para esconder una falta de liderazgo y formación (por no hablar de la crisis de un modelo educativo decimonónico que trata a los estudiantes de alumnos), se cargan los Consejos Escolares, dotándolos únicamente de una función de asesoramiento, se garantizan el poner a sus directores casi a dedo, y se cargan todo órgano de representación que pueda decir algo o emitir el más mínimo síntoma de actividad cerebral, crítica, reflexiva o democrática: se cargan el observatorio de la convivencia, los consejos de juventud regionales, y finalmene, el consejos de juventud de España, contra el que emprenden una empresa de desprestigio a través de sus medios más carcas...

Curiosamente, qué paradoja, mientras el gobierno de una democracia fagocita la sociedad civil, intentando transformar a sus ciudadanos  en "emprendedores reprendidos" a los que violar la cartera llena de telarañas, la Iglesia con un Papa _que Dios guarde su salud_ crea un consejo de 8 cardenales que intentan reformar la curia. Mientras el Papa(que nunca tuvo que entender de democracia, porque siempre se entendió como una especie de Dios en la tierra, al más puro estilo de una democracia absoluta) afirma que "Los jefes de la Iglesia han sido con frecuencia narcisistas, adulados por sus cortesanos" y que " La corte es la lepra del papado"...nuestros profesores se endiosan en tarimas de madera y nuestros políticos se protegen con gases lacrimógenos. Señores, no hacen falta que compren gases, que para llorar estamos ya...

3. Qué decir de la última acepción... Prender fuego, es lo que dan ganas de hacer cuando uno intenta jugar a los emprendedores. Unos se queman a lo gonzo, y otros sueñan con quemar a sus políticos y a los sindicalistas que comen langostas con el dinero de la formación de los parados...


En una conferencia, Luis Quezada decía que "emprender es un acto del pensamiento planificado y concebido para ser accionado hacia objetivos claros de intencionalidad, es un acto de la acción funcional y creativa de la genialidad humana"...pobre imbécil, se ve que es de fuera. 






miércoles, 24 de julio de 2013

Tras el Pensamiento




El Tao que puede nombrarse no es el Tao eterno.


El nombre que puede nombrarse no es el nombre inmutable.

La no existencia es el principio del cielo y de la tierra.

La existencia es la madre de todo lo que hay.


Llevo 7 meses de silencio, porque no me identifico ya con mis propios esquemas. Los mismos esquemas que me permitieron vislumbrar a Dios, han sido derrumbados por el mismo Dios...Me sumerjo en un vacío sin conceptos, en el que el vértigo no da miedo, porque es un vértigo de Dios...es un vacío fértil. 

He descubierto la trinidad en Brahma, el creador, Visnú, el preservador, Siva, el destructor...nada más que manifestaciones del mismo Uno infinito. He conocido a Matsia, un pez, reencarnación de Visnú, que  le dijo al rey que vendría un diluvio...el rey construyó un arca, y se salvó él con su familia y el semen de todos los animales. Ese pez volvió en otra reencarnación, esta vez llamándose Gautama...a los que algunos llamaron después Buda.

 He sonreído ante el Dios danzante Shiva,sorprendido de sus cuatro brazos... en  una mano derecha lleva un pequeño tambor, símbolo del sonido que engendró el Universo (al principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios y el Verbo era Dios), y en la izquierda  una lengua de fuego, símbolo de destrucción...el Alfa y la Omega, el principio y el fin. En sus otros dos brazos, una mano indica la paz, nos dice "no tengáis miedo", la otra señala la liberación de la realidad ilusoria...entre sus brazos, un cuerpo que danza la danza del Universo, donde creación y destrucción son dos caras de la misma moneda. Y desde ese convencimiento se puede sentir uno amado, y no desconcertarse ante cánceres, terremotos o accidentes de avión. El sufrimiento forma parte así de la vida, como el dolor de parto que precede una nueva criatura. Nada es "malo" ni  "bueno"...todo es manifestación de lo Uno.

Dios se identifica con el pobre ("Me disteis de comer", "Me disteis de beber","Me vestisteis"), porque el pobre es también una manifestación en el aquí y ahora de esa Realidad Infinita. Y yo me identifico con el pobre porque el pobre y yo somos la misma cosa, somos hermanos en tanto en cuanto somos presencia de Dios mismo, encarnada. 

Y de esta forma, el presente se consolida como un sacramento. El Dios infinito se hace tiempo y espacio. El pasado y el futuro no existen para nosotros, porque somos devenir continuo hacia el Misterio. Fregar los platos, mirar a alguien, pasarse jabón por la piel en la ducha...cada gesto es un milagro, en el que puedes ver a Dios detrás del velo del pensamiento (el velo del templo se rasgó, ahora es necesario rasgar el velo de nuestro pensamiento obsesivo). 

"Los pensamientos van y vienen, pero el guerrero permanece más allá del pensamiento, en la conciencia-observadora del guerrero. Como las nubes no arrastran el cielo consigo, así los pensamientos no arrastran la consciencia-observadora del guerrero (...). Así el guerrero se desplaza del río del pensamiento a la fuente y luego trata de percibir la fuente. Percibir la consciencia que percibe el pensamiento, es la puerta u ojo de buey a la inmensidad que reside en uno mismo, al espacio abierto y sin límite que anima a cada ser sintiente"

Quizás hoy nos suene a Chino, pero auguro que será el futuro...un futuro donde la física cuántica nos hará entender mejor los textos de San Juan de la Cruz y de Lao Tse; un Momento en el que tú y yo será la rica manifestación diversa de la misma Realidad...donde sujeto y objeto no serán distinta cosa. Y quizás desde ahí, la mayor Religión será Vivir Ahora, amando sin medida a todo y Todos, porque todo lo que hay es el mar del que nosotros somos una ola...las olas en tuper son agua estancada, cuidemos de meter a Dios en el tuper de nuestros conceptos...mientras creamos conocerlo, estaremos lejos de Él, mientras hablamos sobre Él se nos olvida Vivirlo...está en el olor de tu café, en el sonido del despertador, en tu sentimiento de soledad, en las burbujas de tu cerveza...no hay nada fuera de Él, porque está loco por ti.
...Y ya he dicho mucho más de lo necesario.

“No te acerques; quítate las sandalias ( tus Ideas, tus conceptos, tus prejuicios) porque el lugar que pisas es sagrado” Ex 3,5

sábado, 1 de diciembre de 2012

El cerdo que hay en ti...

Ciertamente, España es un país de chorizos. Nos indigna a día de hoy la corrupción, clamamos al cielo, aunque no hacemos casi nada para que las cosas cambien. Pues bien, he de decirlo, antes de ser chorizo, el chorizo fue cerdo...

Si bien es cierto que el poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente, no creo que el poder (al menos sólo el poder o los cargos) vuelva a nadie algo que no era ya en esencia. Eso me recuerda a los gays reprimidos que se enfadan con algún amigo porque le sacaron del armario, como si ser maricón fuera contagioso...sacando la responsabilidad y expulsándola en el otro porque lo propio es intolerable, inaceptable.
Pues bien, creo que eso a veces hacemos con los políticos. Entiéndanme bien, claro que esto está lleno de chorizos y sin vergüenza, pero esos chorizos vienen de base, crecen en los partidos desde lo más larvario...esos chorizos, esos políticos y banqueros corruptos sólo robaron más dinero porque tenían más dinero que robar. Sin embargo, dentro de cada uno de nosotros hay un chorizo y un cabrón en potencia. Todo lo que odiamos de nuestros políticos, habla de lo que somos nosotros mismos...

Nos escandaliza que evada impuestos, que se apropien del dinero de todos, que se vayan de viaje, coman cigalas o se compren un chalé...nosotros si podemos, pasamos al tren sin pagar el billete, comemos sin hambre y con ansia en los woks y los bufetes, cobramos en negro y pagamos en negro...
Nos escandaliza que en los ayuntamientos, se den subcontratas a dedo a empresa de amigos, subvenciones a empresas donde hay intereses de alcaldes y concejales...nos escandaliza el enchufismo pero estamos deseando que nos enchufen a nosotros y a nuestros hijos.
Algunos se escandalizan de las historias de cuernos y prostitutas pero es imposible que tanto putclub se mantenga sólo con los cuernos de las señoras de alcaldes y caciques.
Ellos borran sus movimientos bancarios, nosotros borramos el porno de nuestros historiales
Los parlamentarios no van a trabajar, y cuando van no se escuchan, se gritan, no son capaces de llegar a un acuerdo en nada....nosotros no vamos ni a las reuniones de vecinos, y si vamos, no nos escuchamos, gritamos, y no nos ponemos de acuerdo ni en qué trozo de escalera hay que fregar.
Hay imbéciles que piden la independencia al mismo que le piden dinero, como hicimos nosotros con nuestros padres...y ahora con nuestros jefes.

En fin, los chorizos que nos gobiernan, antes de ser chorizos fueron cerdos...y nosotros comemos cerdo, al menos, cada cuatro años. El problema de este país, no es sólo político, es antropológico. Sus vicios son más fuertes sólo porque están sentados más alto, pero sus robos, fraudes, tramas, negocios sucios a gran escala...tienen la misma raíz que nuestros robos cotidianos. Hay un gran cerdo dentro de cada uno de nosotros, la diferencia es que algunos cerdos se quedan rebozándose en la mierda de la porqueriza (donde cagamos todos) y otros se convierten en chorizos. Quizás tienes envidia, porque querías ser chorizo, y te quedaste sólo en cerdo...

Lo que nos hace un país corrupto y en crisis no son sólo las políticas que vienen "de fuera", son los vicios y egoísmos que vienen desde dentro. Sin ciudadanos íntegros no puede haber políticos íntegros...quizás no pueda influir cada día en las grandes decisiones que toman en la moncloa o en Alemania, pero sí puedo influir en las pequeñas decisiones que tomo cada día yo, y que me hacen cada momento ser un poco más humano, o ser un poco más cerdo. Pero, por favor, dejemos de cagarnos dentro mientras nos quejamos del mal olor.

¿No veis que lo que entra por la boca pasa al vientre y luego se expulsa en el retrete? En cambio, lo que sale por la boca brota del corazón; y eso sí que contamina al hombre. Pues del corazón salen pensamientos malvados, asesinatos, adulterios, fornicación, robos, perjurios, blasfemias. Esto sí que contamina al hombre y no el comer sin lavarse las manos
Mt 15, 17-19